Con base en la experiencia de muchos años utilizando las Flores de Bach, hay varias formas de emplear los remedios florales:

  1. Tomando 4 gotas en un gotero. Este método, que hemos empleado con resultados excelentes durante muchos años, consiste en depositar cuatro gotas sobre la lengua, empleando el gotero del frasco y teniendo la precaución de que éste no toque la lengua, para evitar que se contamine el remedio.
    Esta forma parece ser más cómoda, para aquellos pacientes que argumentan que debido a sus ocupaciones les es difícil conseguir vasos con agua durante la jornada. Esta es la forma más común de tomar los remedios.
    En esta página explicamos cada cuanto tiempo debo tomar las flores de Bach.

  2. La forma clásica, en un vaso de agua. Consiste en servir una pequeña cantidad de agua en un vaso —aproximadamente un centímetro de altura— y agregarle con el gotero 4 gotas del remedio que ha sido preparado.
    Para dinamizar esta solución en forma equivalente al tratamiento que se les da a las soluciones homeopáticas, es recomendable que antes de beberla, se agiten durante un minuto el vaso y su contenido.

  3. Cuando el paciente ha perdido el conocimiento o se encuentra en estado de shock físico o mental y no puede tomar el remedio (normalmente se usa el Remedio Rescate):

    1. En un trozo de algodón o gasa humedecido con agua, se aplican diez gotas del remedio. A continuación se coloca en sus labios y/o se frota con el su piel en diversas partes del cuerpo.

    2. Otra forma es poner dos gotas del remedio en la zona de atrás de las orejas.

    3. Usar las cremas con flores de Bach.

Puedes ver la descripción detallada de las 38 flores consultando la página Las 38 Flores del Dr. Bach.


Boletín de noticias

Si deseas recibir información continuamente sobre nuestros productos, inicio de cursos, conferencias, nuevos descubrimientos y aplicaciones de las tarjetas radiónicas, y otras noticias interesantes, inscríbete a nuestra lista de correo: