Material del que están hechos los magnetos

Los magnetos pueden estar hechos de distintos materiales, como lo son el Hierro, la Ferrita o materiales de las llamadas “tierras raras?, como lo son los de Neodimio-Hierro-Boro (NIB o NiFeB), Aluminio-Níquel-Cobalto (AlNiCo) y otros. Los magnetos más comunes son los hechos de Ferrita. También existen los plásticos que están mezclados con material magnético, y con ellos se hacen los imanes que se pegan en el refrigerador, por ejemplo.

¿Que tan fuertes son los magnetos?

Algunos imanes pueden tener más flujo magnético que otros. Esto lo podemos apreciar juntando dos tipos distintos de imanes sobre una placa de fierro, y viendo qué tan difícil es el despegar al imán de la placa. Un imán más grande tendrá más flujo o fuerza magnética aparente? que uno más pequeño hecho del mismo material. En la interacción de los campos magnéticos con los seres vivos algo muy importante es la densidad del flujo magnético. Esto se refiere al flujo magnético de los imanes, por unidad de área. Esto significa que un imán pequeño puede tener la misma fuerza magnética aparente? que uno más grande, si el pequeño tiene más densidad. Esta densidad está determinada casi exclusivamente por el material con que esté hecho el magneto. La densidad se mide en teslas (en el sistema MKS) o en gauss (en el sistema cgs). Los imanes usados en Magnetoterapia normalmente se miden en gauss.

Los imanes de alta densidad se aplican para hacer diagnóstico de enfermedades o padecimientos, y para tratar ciertas enfermedades, como tumores cancerosos o fracturas.

Nosotros trabajamos con imanes de 1000, 3800 y 10,000 gauss.

Polaridad y forma de los magnetos

La polaridad es la característica más importante de los imanes. Todos los imanes tienen dos polos: norte y sur, o negativo y positivo, respectivamente.

Los imanes se construyen de muchas formas y tamaños: cilíndricos, de base cuadrada o rectangular, toroidales o de forma de dona, delgados como cartón, en forma de barras, alargados, gruesos, etc.

Los imanes usados en Magnetoterapia generalmente son delgados y de base circular, parecidos a monedas, pues las puntas redondeadas y grosor hacen más fácil su uso al estar pegados al cuerpo. También se usan los de base rectangular, pero como magnetos de diagnóstico.

Es muy importante que la polaridad de los magnetos corresponda a un polo por cada cara de mayor superficie. Siguiendo con la analogía de las monedas, un polo (norte, por ejemplo) estaría en una cara de la moneda, y el otro polo (el sur) en la cara contraria. Hay magnetos cuyo polo norte cruza la mitad de cada cara, mientras que el polo sur cubre la otra mitad de las dos caras.

Estos imanes no pueden usarse en la Magnetoterapia, pues si se pegaran al cuerpo de una persona, ésta recibiría el efecto de los dos polos al mismo tiempo. Es por esto que no todos los imanes pueden usarse en la Magnetoterapia.

Para conocer más de los magnetos y productos magnéticos que vendemos consulta nuestra página de productos.

Si deseas más información sobre los cursos de Magnetoterapia que impartimos, visita nuestra página de Cursos.


Boletín de noticias

Si deseas recibir información continuamente sobre nuestros productos, inicio de cursos, conferencias, nuevos descubrimientos y aplicaciones de las tarjetas radiónicas, y otras noticias interesantes, inscríbete a nuestra lista de correo: