Mis antepasados me duelen - Constelaciones familiares Ver más grande

Mis antepasados me duelen - Constelaciones familiares

Mis antepasados me duelen - Constelaciones familiares

Más detalles

Disponible

$ 310.00

Más

Mis antepasados me duelen - Psicogenealogía y constelaciones familiares

¿Cómo explicar el gran retorno de los antepasados con la psicoterapia?
Freud no ignoraba su importancia: ninguno de nosotros está únicamente determinado por el triángulo papá-mamá-bebé, sino por una cascada de influencias que llegan de todo nuestro árbol genealógico. Sin embargo, el fundador del psicoanálisis ya tenía suficiente trabajo con el complejo de Edipo y, según dicen algunos, aparcó conscientemente el estudio de los antepasados. Hemos tenido que esperar un siglo para que los psicoanalistas reconozcan verdaderamente la dimensión transgenealógica. Y, de repente, este reconocimiento se ha convertido en un movimiento.

Bajo el lema «estés donde estés tu familia siempre está contigo: acéptala y bendícela pero... libérate de ella», la psicogenealogía emerge en muchas prácticas y escuelas.

Este libro presenta estas prácticas y escuelas a través de siete entrevistas con los siete principales actores de este movimiento:

  • Anne Ancelin Shützenberger, que se encontró sobre la pista transgeneracional mientras investigaba extrañas enfermedades que se repetían de generación en generación.
  • Alejandro Jodorowsky, que presume de haber sido de los primeros en redescubrir la importancia del árbol genealógico.
  • Bert Hellinger, que reconoce haberse visto influido por la cultura zulú cuando inventó las Constelaciones Familiares.
  • Didier Dumas, que abre el enfoque transgeneracional a la Biblia y a dimensiones no occidentales (taoísmo, chamanismo, etc.).
  • Chantal Rialland, que afirma que cada uno puede influir en su destino.

Autores: Patrice Van Eersel, Catherine Maillard
Editorial Obelisco
160 páginas
Tamaño: 15.5 x 23.5 cm.

Índice

1. Anne Ancelin Schützenberger - La huella de nuestros antepasados: Estudios sobre genealogía clínica
2. Alejandro Jodorowsky - La familia es un árbol mágico en el interior de cada uno
3. Bert Hellinger - Las constelaciones familiares o el contacto alma a alma
4. Didier Dumas - Fantasmas y ángeles en el país de los antepasados
5. Chantal Rialland - Su familia vive en su interior... ¡pero usted puede escogerla!
6. Serge Tisseron - Liberarse de los secretos de familia: requisito previo para cualquier psicoterapia
7. Vincent de Gaulejac - Cómo nuestra familia y nuestros antepasados nos legan una neurosis de clase

PRÓLOGO
La imparable expansión de la psicogenealogía

La idea de que nuestros destinos puedan estar determinados por la historia psicológica de las generaciones anteriores es muy antigua. Las primeras terapias inventadas por el hombre lo atestiguan. La medicina china o la africana, por ejemplo, a diferencia de la medicina occidental, contemplan la enfermedad dentro de un contexto familiar y genealógico. ¿Por qué tengo hepatitis? La respuesta de la medicina occidental es: por un virus y una mala alimentación. Los curanderos chinos o yorubas ofrecen unas explicaciones que restablecen el orden en el mundo, ya sea por un demonio que nos quiere mortificar (y a quien hay que ofrecer un animal en sacrificio) o porque hemos perturbado el orden cósmico ocupando un lugar que no nos correspondía y habiéndonos olvidado de honrar a nuestros antepasados. El curandero sabe una cosa que el médico ignora: la ley genealógica y la relación con los antepasados definen en gran parte los lazos, los derechos, los deberes y las identidades que estructuran al ser humano en su cultura y su biografía. El curandero también conoce las palabras y los rituales que le permitirán conjurar a la presencia, al fantasma (un antepasado desgraciado o que deshonró a su familia), sinónimo del desorden inconsciente que se puede transmitir de generación en generación.

Sin embargo, de repente, en Occidente surge una novedad: el psicogenealogista. Un terapeuta que, sin olvidarse de los nuevos descubrimientos de la era moderna, sobre todo aquellos relacionados con la singularidad del individuo, recupera los lazos contextuales y transgeneracionales a los que su cultura había vuelto la espalda. ¿Y qué hace? También se centra en esa parte de la historia que no nos pertenece: «Si sufres una bronquitis crónica, puede ser porque tu bisabuelo se asfixiara en una trinchera durante la guerra y nadie te lo haya dicho porque, a su regreso a casa, tu abuela se avergonzara de él». Otro ejemplo más espectacular: a un señor le duele constantemente la garganta y eso le provoca un deterioro de la circulación sanguínea en las extremidades. No consigue curarse con ningún remedio. Hasta que un día descubre, en una sesión de terapia transgenealógica, que un antepasado lejano, que nació el mismo día que él, murió guillotinado durante la revolución. A partir de ese descubrimiento, los dolores de garganta y los molestos efectos circulatorios desaparecen como por arte de magia. ¿Cómo puede, por ignorancia o por el peso de un secreto de familia, un acontecimiento del pasado, ya sea bueno o malo, tener esas consecuencias varias generaciones más tarde?

Algunas personas buscan escapar de su familia huyendo, porque les parece que ésta representa un peligro mortal. Como si la historia de su línea sucesoria fuera una amenaza real. El peligro no tiene que ser forzosamente fantasmagórico. Pero huir no sirve de nada. Donde quiera que la evasión pueda llevarlos, la historia familiar los perseguirá y los devolverá siempre al pasado, a repetir eternamente las mismas situaciones, al menos siempre que no hayan decidido reaccionar para librarse de los anclajes transgenealógicos negativos.

Reconstruir un árbol genealógico puede empezar de la manera más sencilla. Como explica la página web psychogéné.com: «En general, para trabajar sobre una historia familiar, no es necesario haber realizado investigaciones genealógicas. Cada uno empieza con lo que tiene. Las pocas informaciones recopiladas bastan para situarse y empezar a trabajar. En la mayor parte de los casos, los demás datos irán apareciendo, algunos incluso de forma sorprendente. Lo importante es entender que, a partir
del momento en que uno empieza el camino psicogenealógico, activa una memoria que atraviesa el tiempo, las épocas, los acontecimientos y que puede surgir de un recuerdo hasta que la conciencia le dé sentido».
En cierto modo, el psicogenealogista recurre menos a los conocimientos de psicopatología occidental que a la eficacia de las «brujerías» de los antiguos curanderos...

La correspondencia de Freud demuestra que éste no ignoraba en absoluto la importancia de los antepasados en la constitución de los psicosomatismos individuales y colectivos: ninguno de nosotros está únicamente determinado por el triángulo papá-mamá-bebé, sino por una cascada de influencias que llegan de todo nuestro árbol genealógico. El descubridor del inconsciente tuvo la intuición de una transmisión genealógica de la neurosis. Sabía, por ejemplo, la importancia de los abuelos en la vida de un niño pequeño (directa o indirectamente, para bien o para mal, por exceso o por defecto). También imaginó una historia según la cual, al principio de la humanidad, habría existido una horda con un horroroso padre primitivo cuyos hijos se pusieron de acuerdo para matarlo. Y todos nosotros llevaríamos con nosotros el recuerdo de aquel primer parricidio. Con esta parábola, Freud sugirió que, de una generación a otra, no podía eliminarse ese lazo.

Sin embargo, Freud no llegó a más en la investigación del fenómeno transgeneracional. ¿Es posible que su largo y duro combate para defender el origen sexual de las neurosis le hiciera dejar de lado esta dimensión tan fundamental del mecanismo humano que es la fidelidad inconsciente de una persona respecto a sus antepasados? Esto es lo que sugieren algunos psicoanalistas para quienes Freud, al no poder hacerlo todo, decidió muy conscientemente dedicarse exclusivamente al triángulo edipiano y se olvidó del resto de la ascendencia, diciéndose que, después de él, ya vendría alguien a realizar las investigaciones pertinentes acerca de los antepasados. En realidad, parece ser que la propia genealogía de Sigmund Freud y algunos secretos de familia bastante importantes lo alejaron, inconscientemente, de cualquier investigación en profundidad sobre la transgenealogía. La continuación es tristemente banal; ya se sabe que los alumnos intentan siempre seguir las ideas de sus maestros. Después de Freud, el complejo de Edipo se convirtió en un dogma celoso y los antepasados quedaron relegados al ostracismo.

Han sido necesarios cien años de espera para que los psicoanalistas reconocieran su importancia crucial. A inicios del siglo XXI, este reconocimiento empieza a parecerse a un auténtico movimiento; bajo el lema «donde quiera que vaya, llévese siempre consigo los orígenes de su familia y bendígala pero, ¡libérese!», la psicogenealogía, o más específicamente el enfoque transgenealógico, se ha extendido por todas partes y ha influido en numerosas prácticas y escuelas. En la actualidad, cualquier persona de nuestro alrededor habla de ello con total naturalidad. ¿Es únicamente porque, como dijo Steve Lacy, el creador de la página web Genealogy Gate To The Web, «en una sociedad que está perdiendo los valores tradicionales y está preocupada por la desintegración de la célula familiar, la gente busca recuperar sus raíces»? El fenómeno es, sin ninguna duda, mucho más profundo y trata de un verdadero «regreso de los antepasados» en la civilización occidental. El regreso a una dimensión incontestablemente terapéutica. Algunos psicoanalistas reconocen la importancia de la filiación y, sobre todo, de sus fallos, los no-dichos, los secretos de familia y otros «grumos» que las generaciones se pasan de unas a las otras con juegos de secuelas tan sorprendentes (¡viva el humor negro!) que hay que ser todo un artista para saber eliminarlos.

Este libro recoge siete entrevistas con siete «artistas transgenealógicos», que son los actores principales de este movimiento:
-ANNE ANCELIN SHÜTZENBERGER, profesional sin igual,
miembro de la resistencia contra los nazis, autora de, entre otros títulos, Aïe mes aïeux! donde explica cómo se encontró sobre la pista psicogenealógica cuando se obcecó con extrañas enfermedades que se repetían de generación en generación, divulgó el término transgeneracional entre el gran público;
-ALEJANDRO JODOROWSKY, hombre de teatro, guionista, especialista en el tarot e inventor de una original forma de psicoterapia chamánica conocida como psicomagia, presume de haber sido de los primeros en redescubrir la importancia del árbol genealógico en la constitución de la psique;
-BERT HELLINGER, psicoterapeuta alemán que vivió en África, reconoce haberse visto influido por la cultura zulú cuando inventó las Constelaciones Familiares, un método que está teniendo mucho éxito en la actualidad (y que aplica, por ejemplo, la psicoterapeuta Christiane Singer);
-DIDIER DUMAS, un psicoanalista que trabaja sobre la filiación de Francoise Dolto, que ha abierto a dimensiones no occidentales (taoísmo, chamanismo), hace una demostración particularmente brillante del retorno de los antepasados en el pensamiento y la terapia contemporáneos;
-CHANTAL RIALLAND, antigua alumna de Alejandro Jodorowsky, afirma que cada uno puede influir en su destino «escogiendo a su familia» y enseña detalladamente a sus pacientes y alumnos cómo construir su árbol genealógico;
-SERGE TISSERON, psicoterapeuta especialista en los secretos de familia, más conocido por sus estudios sobre la «novela familiar» del personaje de Tintín, centra su atención en los no-dichos que, de generación en generación, llegan a ser patológicos;
-VINCENT DE GAULEJAC, psicosociólogo especialista en la neurosis de clase, demuestra cómo los árboles genealógicos se re-agrupan en grandes familias sociales.

¡Disfruta de las entrevistas, de la lectura
y que descubras muchas cosas de tus propios antepasados!

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

Mis antepasados me duelen - Constelaciones familiares

Mis antepasados me duelen - Constelaciones familiares

Mis antepasados me duelen - Constelaciones familiares

4 productos más en la misma categoría: